Archivo de la categoría: Musica, cantigas y folclore

Cantigas y Romances : “Adios valle de Ancares”

A lo largo de los años, una sangría imparable de gentes tuvo que vender su alma al diablo de la emigración. Sangría incesante que condenaría a la comarca de Ancares al abandono, como uno de tantos lugares a lo largo y ancho de Galicia. Entre las lágrimas, la nostalgia, la tristeza y la esperanza de una vida mejor en otras tierras lejanas, muchos fueron los que, tomando pobres maletas de madera o simples atijos, dieron el primero de los muchos pasos que los seguirían.

Unos partieron más allá de los mares, otros más allá del pequeño mundo que conocían. Todos ellos,  con el pesar de haber dejado atrás a su tierra y a sus seres queridos que, algún día, volverían a ver o… quizá no. Ancares, su comarca, hoy sigue sangrando y, cada día que pasa, cada generación que se va, diezma sus aldeas. Pueblos y gentes que, junto a su historia y tradiciones, ven sobre el horizonte el final de un rincón milenario.

Ancares

-Adeus val de Ancares
adeus che digo,
Adeus árbores verdes
de xunto o río
a vin chorando…
A vin chorando e dixen
¿Por quén suspiras?
-Teño o amor ausente 
i estou chorando 
a despedida..
-A despedida é corta
a ausencia larga,
quero que te divirtas 
e no me esquezas
prenda da ialma…

Cantigas y Romances: “La Molinera”

Canción popular del oeste de la Península Ibérica, tuvo una importante difusión en el este de Galicia y en la comarca de Tras os Montes. Siendo cantada, hasta no hace muchos años, por las por las gentes  mayores de la comarca de Ancares.

Aunque tuvo una gran diversidad en sus letras por las mismas razones que otras canciones de aquella época, esta fue una de las que más tiempo perduró en Galicia, siendo magistralmente interpretada por el grupo Luar na Lubre:

LA MOLINERA

“Estando la molinera
sentadita en su molino
Pasó por allá un soldado
olé, olé
vengo de moler el trigo
que vengo de moler, morena
Que vengo de moler, morena
de los molinos de abajo
dormí con la molinera
olé, olé
no me ha cobrado el trabajo
que vengo de moler, morena
Que vengo de moler, morena
de los molinos de arriba
dormí con la molinera
olé, olé
no me ha cobrado la maquía
que vengo de moler, morena
Que vengo de moler, morena
de los molinos del frente
dormí con la molinera
olé, olé
se enteró toda la gente
que vengo de moler, morena
Que vengo de moler, morena
de los molinos azules
dormí con la molinera
olé, olé
sábado, domingo, lunes
que vengo de moler, morena”

 

Cantigas y Romances: “A Gallarda”

Durante la Edad Media y el Renacimiento, los cantares fueron extendidos por músicos, juglares o trovadores, que recorrieron los pueblos dejando tras de si, una colección de romances que perduraron en la cultura popular hasta no hace muchos años.

Uno de estos romances fue el de Gallarda. Obra de la tradición oral fue que, las canciones con origen en un romance común, variaron a lo largo y ancho de la geografía. Aunque, en el fondo, la idea original venia ser la misma, la ambientación del romance difería según la región.

El romance de la Gallarda fue cantado desde el norte hasta el sur de nuestra geografía. Siendo en el noroeste peninsular y, por excelencia, en las zonas de montaña, los últimos reductos en donde este se conservó en su en su estado original.

 

Cantigas y Romances: “La gentil dama y el pastor”

Con el cantar de “la gentil dama y el rústico pastor”, nos encontramos ante el primer romance conservado de forma escrita. Fue, en el cuaderno del estudiante mallorquín Joume de Olesa hacia el 1421, el primer lugar en donde se tiene constancia literaria de este cantar medieval. Hasta aquel momento, los romances se habían conservado por tradición oral,  razón por la cual, con el paso de unas generaciones a otras, sufrirían cambios en su letra, bien añadiendo, o bien restando versos aunque, en esencia, el mensaje que trataban de dar a las gentes, perduraría.

En el diálogo entre un pastor y una gentil dama, esta le ofrece sus encantos con el fin de darle placer. Encantos que, el pastor, rechazaría por respeto a sus valores morales: su esposa, sus hijos y su rebaño. Dicho romance también fue conservado en su forma original en la tradición de los sefardíes.

La versión aquí cantada, se extendió por los reinos de Galicia y Asturias. Llegando esta, hasta nosotros, de la mano de ancianos de la comarca de Ancares. Los mismos que nos contaron sobre este romance que, dicha “dama”, era la tentación de la carne puesta por el demonio ante a un hombre honesto con el fin de corromperlo.

ROMANCE:

Pastor que estas en el monte
a dormir entre las retamas
si te casares con migo  hay si si pastor
dormirías en buena cama

Responde el buen del pastor
tu cama yo no la quiero
tengo el ganado en el monte hay si si adios
y tengo que ir a por ello

Pastor que estas enseñado
a comer pan de centeno
si te casares conmigo hay si si pastor
comerías trigo bueno

Responde el buen del pastor
al hambre ya no hay pan bueno
tengo el ganado en el monte hay si si adios
y tengo que ir a por ello

Mira que pechos tan lindos
y estrechita de cintura
si te quedases conmigo hay si si pastor
gozarías de mi hermosura