Cantigas y Romances: «A Gallarda»

Durante la Edad Media y el Renacimiento, los cantares fueron extendidos por músicos, juglares o trovadores, que recorrieron los pueblos dejando tras de si, una colección de romances que perduraron en la cultura popular hasta no hace muchos años.

Uno de estos romances fue el de Gallarda. Obra de la tradición oral fue que, las canciones con origen en un romance común, variaron a lo largo y ancho de la geografía. Aunque, en el fondo, la idea original venia ser la misma, la ambientación del romance difería según la región.

El romance de la Gallarda fue cantado desde el norte hasta el sur de nuestra geografía. Siendo en el noroeste peninsular y, por excelencia, en las zonas de montaña, los últimos reductos en donde este se conservó en su en su estado original.