Mitos y Leyendas: “Torés”

Según la tradición, cuando los discípulos del apóstol Santiago trajeron su cuerpo a Galicia, reinaba en la provincia romana una viuda llamada Lupa. Fueron estos a su palacio para informarle de su llegada y para pedirle  un carro de bueyes con el que poder sacar el cuerpo de la barca en donde lo habian traido y darle sepultura en lugar digno.

Traa recibirlos, la reina Lupa les dijo que debía pedir autorización a Filotio, el legado del emperador de romano. Tras informarse este del acontecimieto, y receloso de aquellos hombres, ordenó que los encerrasen en un oscuro calabozo.

Poco estuvieron en él,  durante la noche y en silencio, un ángel los liberó. Al darse cuenta de su ausencia, los guardias de Filotio salieron en su búsqueda y, cuando ya estaban a punto de alcanzarlos, sucedió el milagro. El puente que acababan de cruzar los apóstoles, se derrumbó al paso de Filotio y sus hombres, cayendo estos al agua.

Al saber la reina de este hecho, Lupa abrazó la religión cristiana. Para conmemorar el suceso, levantó una nueva torre que, en memoria de los toros que tiraban del carro, llamo Torés al lugar en donde fue erigida

Entre sus diversos relatos, la leyenda también cuenta que, la reina Lupa, dio unos bueyes a los discipulos del apostol que, a sabiendas, eran toros salvajes. Cuando estos los iban a huncir, aquellos toros salvajes, se tornaron mansos como corderos. Al ver la reina tal portento, y arrepentida de su malicia, se convirtió al cristianismo.

Cantigas y Romances: “La gentil dama y el pastor”

Con el cantar de “la gentil dama y el rústico pastor”, nos encontramos ante el primer romance conservado de forma escrita. Fue, en el cuaderno del estudiante mallorquín Joume de Olesa hacia el 1421, el primer lugar en donde se tiene constancia literaria de este cantar medieval. Hasta aquel momento, los romances se habían conservado por tradición oral,  razón por la cual, con el paso de unas generaciones a otras, sufrirían cambios en su letra, bien añadiendo, o bien restando versos aunque, en esencia, el mensaje que trataban de dar a las gentes, perduraría.

En el diálogo entre un pastor y una gentil dama, esta le ofrece sus encantos con el fin de darle placer. Encantos que, el pastor, rechazaría por respeto a sus valores morales: su esposa, sus hijos y su rebaño. Dicho romance también fue conservado en su forma original en la tradición de los sefardíes.

La versión aquí cantada, se extendió por los reinos de Galicia y Asturias. Llegando esta, hasta nosotros, de la mano de ancianos de la comarca de Ancares. Los mismos que nos contaron sobre este romance que, dicha “dama”, era la tentación de la carne puesta por el demonio ante a un hombre honesto con el fin de corromperlo.

ROMANCE:

Pastor que estas en el monte
a dormir entre las retamas
si te casares con migo  hay si si pastor
dormirías en buena cama

Responde el buen del pastor
tu cama yo no la quiero
tengo el ganado en el monte hay si si adios
y tengo que ir a por ello

Pastor que estas enseñado
a comer pan de centeno
si te casares conmigo hay si si pastor
comerías trigo bueno

Responde el buen del pastor
al hambre ya no hay pan bueno
tengo el ganado en el monte hay si si adios
y tengo que ir a por ello

Mira que pechos tan lindos
y estrechita de cintura
si te quedases conmigo hay si si pastor
gozarías de mi hermosura